[02] Salvador GARMENDIA

Salvador GARMENDIA

Nació el 11 de junio de l920. Murió el 13 de mayo de 2001

 

 

Menú de Enrique Hernández-D’Jesús

 -Uno

-Los sabores

 

APERÍTIVO

Whisky con agua o soda

 

ENTRADAS

Asopado con Pescado y Mariscos comido por Salvador Garmendia

-Dos

-Pétalos de rosas acompañadas de medallones de Langostinos a lo

            Gabriel Morera

“UN NIÑO REGIO, HERMOSO…”     Salvador Garmendia

SEGUNDOS

-Coneja cubierta de Ciruelas

-Cordero para encantarla en la noche

“UN ARCO DE CENIZAS”  Salvador Garmendia

ENSALADAS

-La Ensalada de Langosta y Bacalao despeja las dudas de los pasos como me enseñó el poeta Enrique Molina

-Me quedo esta noche aquí con las Alcachofas rellenas para responder la llamada del sueño

POSTRES Y FINALE

-Crepés de Fresas con Cuajada en el cuarto alquímico

-Dos Copas de Champaña

“CAMINANDO HACIA ATRÁS”    Salvador Garmendia

-Champaña al día siguiente para pasar el ratón.


 

 

UNO

En Salvador Garmendia siempre sentí el poder de la voz poética, de la pasión por la palabra en su hechura profunda. Escribió como un vasto narrador de la otredad, era un pensador y un poeta en la búsqueda de los estados emocionales del hombre, en las exigencias del visionario, con la conciencia del ser y sus haberes. Se manifestó con una fuerte pureza salvaje: escritura y vida. El escritor pasional, de un espíritu absoluto, comprendía el drama interior y los sinsabores de la cotidianidad. El escritor que tocó con sus manos el amor de la palabra. Así lo vi desde mi juventud, a fines de los sesenta, cuando lo conocí. Salvador era un cráter de tensiones, comprometía la creación en el ejercicio antiguo: trabajo,  oficio, lectura, y en los transparentes diálogos de su propia experiencia con la palabra cotidiana y la palabra conmovedora. Vida, muerte, resurrección, iniciación, la cercanía del abismo y el borde permanente. Es Hablar y oír con los ojos del alma. Los instintos, la inocencia, la reconciliación de los tiempos, la exaltación en revelación, y lo concerniente a las miles de palabras que se pueden decir sobre un cuento o una crónica de Salvador: el impulso existencial, la experiencia vital, la experiencia y el poder de observación, el texto como lenguaje del alma, los sentidos en sí mismos.

 

 

LOS SABORES

Dulce
salado
agrio
ácido
simple
amargo
picante
empalagoso
sabor a mí

Es muy importante conocer los distintos sabores.

Hace muchos años, en Maracaibo, en la casa de mi amigo el pintor Francisco Hung, un sábado amanecimos en la azotea, dando vueltas, hablando de la vida y de la posibilidad de que el hombre se encuentre a sí mismo, en sus sueños, pertenencias, objetos, espacios, sensibilidades, mañas, actitudes, en sus definiciones y hasta en sus ambigüedades. La importancia de los sentimientos y la aceptación del mundo de los otros, para así encontrarnos plenamente con nuestra interioridad.

Dábamos y dábamos vueltas en la azotea. En un determinado momento, el chino Hung se detuvo en una de los rincones y agarró una hoja de una planta que estaba en un matero. Se la llevó a la boca y comenzó a masticarla. Me dio mucha curiosidad por lo raro de la planta. A la próxima vuelta, me detuve un rato en esa esquina y agarré una hoja de la planta. Me la metí en la boca y comencé a masticarla. No soporté el sabor amargo que tenía. Le dije al Chino   -pero poeta esta hoja es muy amarga- él me contestó -es una hoja amarga, desafortunadamente nosotros tenemos el gusto mal acostumbrado, sólo conocemos y apreciamos lo dulce y lo salado, existen otros sabores: el amargo, el simple, el picante, el ácido-. Estas palabras del Chino Hung, me abrieron un encuentro con los sabores y comprendí la importancia del sentido necesario y la capacidad que tienen los alimentos para establecernos sus posibilidades apreciativas.

Evidentemente los cuerpo solubles están cargados de infinitas partículas dotadas cada una de un sabor especial. No es lo mismo el curry y el picante. El curry sabe a curry, el picante, también tiene sus variedades. El jengibre tiene otro gusto. Cada sabor produce una sensación y un acercamiento adecuado para nuestra sensibilidad gustativa.

 

 

 

WHISKY CON AGUA O SODA

La puerta de entrada se estremece, traslada la sombra, el whisky surge con su propio aspecto entre círculos de luz. Su aparición es más intensa, está destinado al paso de la creación. Virtud distinta de la ironía. En la red vital, en el cielo busca el poder capaz de ejercitar el camino a las lluvias en la

El Iguanodon bernissartensis del Mesozoico, con su pequeño cráneo, él si sobrevivió a los grandes cataclismos, y cambiaba de monstruo diverso cada vez que se le ocurría, con su médula espinal extremadamente desarrollada y sin clavícula. Hoy por hoy sigue siendo el mayor animal que ha existido. Aparece en el Bestiario de Amor y en el Bestiario Medieval. Los latinos lo llamaban Draconem. De reptil pasó a serpiente y luego se transfiguró, ya que lo vieron en el cielo convertido en una gran mujer. Y sigue en la tierra seduciendo a la luna y para muchos seduciendo los textos, es decir la escritura.

Y no deje de ser el Bestiario, así interrumpan: la claridad puede llegar cuando a toda costa nos vemos en los ojos del pavoreal. El ave guía por el sol las estaciones y precisa el rumbo con sus alas.

En los Espejos Abominables –Historia Universal de la Infamia, Jorge Luis Borges posee lo previsible:

La tierra que habitamos es un error, una incompetente
parodia. Los espejos y la paternidad son abominables
porque la multiplican y afirman. El asco es una virtud
fundamental. Dos disciplinas (cuya elección dejaba libre
el profeta) pueden conducirnos a ella: la abstinencia
y el desenfreno, el ejercicio de la carne o su castidad.

 

Y John Keats, detenido en la curiosidad de su existencia, frente a la más profunda voz, con el controvertido sentido de su interioridad, de la belleza, del mundo superior, lleno de árboles selvosos, de sensibilidad y sentimientos con la propia espada de los ingleses: Si la poesía no nace espontáneamente como la hoja del árbol, es mejor que no nazca de ningún modo.

Y para Ezra Loomis Pound, fundador del movimiento de los “Imagistes”, y procesado, y alma enferma de poesía, de intenso cultivo de la inteligencia. Siendo su audacia, además, ésta de escribir:

Hasta este alboroto acerca de los dioses le recuerda a uno que algo vale la pena. La sátira le recuerda a uno que algunas cosas no valen la pena. Lo lleva a uno a considerar el tiempo perdido.

El culto a la belleza y la delineación de la fealdad no se contraponen.

Hölderlin vacía el ánfora de vino más sagrado, y su naturaleza la explica en la reflexión de los espejos, en esa suerte de silencio, la auténtica voz del poeta, del sentido, la virtud del creador, la poesía y el espíritu poético:

…Es eterno contento, es divino gozo, que uno ponga todo singular en aquel sitio, del todo, al que pertenece; por ello, sin entendimiento, o sin un sentimiento organizado de parte a parte, no hay perfección, no hay vida.

El espíritu poético se enfrenta con los significados de la belleza y rompe la intimidad del mundo. El movimiento es eternidad, armonía. Y en la naturaleza y de modo sensible y visible declara la relación con la partícula del universo, en las historias antiguas, en las fábulas, de tonos puros y sagrados. El expresionismo representa el trato con los términos pictóricos.

Y aparecen otros sueños, o aparece el sueño. En el horizonte la luz, la brevedad. El caudal convida, alterna el equilibrio de varios sabores, mezclas, delirios, sensaciones en la Espada para ser el rey de Merlyn.

 

INGREDIENTES Y PREPARACIÓN:

Agarre un vaso alto. Llénelo de Hielo libre de aventuras. Para compensar esta estación, agréguele Whisky hasta que el estanque prometa su vastedad. Si es de su gusto un poco de Agua, o de Soda.

Después vaya a las raíces propias. Sonría para amarse. Y verá  el resplandor.

 

DOS

En el año de 1971 cuando vivía en Mérida, íbamos en muchas ocasiones  varios amigos al mediodía, a bañarnos en los ríos cercanos de La Pedregosa: Victor Valera Mora, Luis Cornejo, Ramón Palomares, Carlos Contramaestre, y era Salvador Garmendia quien encontraba la picante sombra de los vientos, en detalle alternaba los impulsos de las metáforas, el proyecto de los sentidos, la conclusión de que un espejo trama su atención en el hechizo de la intimidad. Y se sorprendía con los nidos de los colibríes y de los pájaros a la orilla de los ríos, conocía el nombre de casi todas las matas, las flores y los árboles. Nos enseñaba con su palabra y su gracia esa naturaleza, así como anécdotas donde siempre aparecía algún retrato de sus tías que vivían cerca de la Plaza Altagracia en Barquisimeto. En esas historias conocimos mucho de su infancia, y ahí fue donde descubrí que los árboles volaban alrededor de los pájaros. El deslumbramiento era grande y sorpresivo. Cuentos que surgían de la vida y de la imaginación, cuentos que habían sido escuchados en las esquinas de la carrera 17. Aprendí mucho de estas historias, algunas de ellas están en mi poesía. Menos mal.

Lo seguiré leyendo y escuchando, construiré a partir de él mis propios sentidos de la humildad. Yo me encuentro cerca de la paz escritural de Salvador.

 

ASOPADO CON PESCADO Y MARISCOS COMIDO POR SALVADOR GARMENDIA

Los dos hombres debían ir por la cuarta o quinta cerveza de esa tarde.

En ese momento, el propietario se acercó al mostrador. Había salido de la cocina y traía en los brazos una gran fuente repleta de gambas cocidas que despedían humo. Un resuello marino pareció batir muy cerca de la barra. El hombre que traía la bandeja era grueso y pesado, y los rasgos de su cara dormida parecían haberse derretido a medias con el calor de las hornillas.

La bandeja con relieves de conchas y antenas de color rosado, fue a reposar bajo el cristal del mostrador. Una racha tonificante de orilla de mar inyectó algo de vida en el aire del pequeño local;…

                                            Salvador Garmendia

                                        La mala bebida

 

 

LOS INGREDIENTES y PREPARACIÓN:

150 gramos de Arroz, 1 kilo de Pescado (Pargo, Merluza o Mero), 200 gramos de Pulpo, 200 gramos de Calamares limpios, 200 gramos de Camarones limpios, 200 gramos de Mejillones limpios, 2 Cebollas, 3 dientes de Ajos, 2 Zanahorias, Aceite de Oliva, 2 copas de Jerez, 2 Ajíes dulces, Perejil y Cilantro, Pimienta y Sal en grano, 3 cucharadas de Alcaparras picaditas.

En una olla de barro, hace una cama de aceite de maíz y sofríe cortaditos: la cebolla, el cebollín, los ajos, cuando estén dorados le agrega la zanahoria. Agrega el pulpo, los calamares, los camarones, mejillones cocinados y cortados en pedacitos. Aparte con dos cabezas de mero preparados con dos litros de agua y hojas de cebollín, hace un caldo. A esto le agrega el agua con que cocinó el pulpo, los calamares y camarones.

Con este liquido colado prepara el arroz. Cuando este casi listo le agrega todos los ingredientes, incluyendo las alcaparras. Trata de que quede asopado. Antes de servir le agrega los ajíes dulces cortaditos, el perejil, el aceite de Oliva, y las dos copas de jerez.

PÉTALOS DE ROSAS ACOMPAÑADOS DE MEDALLONES DE LANGOSTINOS A LO GABRIEL MORERA

LOS INGREDIENTES y PREPARACIÓN:

1.450 kg. de Langostinos, 13 Rosas Blancas, 7 Rosas Rojas, 7 Ajos andinos, 1 botella de Vino blanco Mouton Rotshild 1975, 1 manojo de Cilantro, ½ manojo de Hierbabuena, 1 toque de Hojas de Menta, una pizca de Anís natural, Semillas de Cardamomo (condimento Hindú), pequeñas Hojas de Eucalipto, Aceite de Sésamo.

Este plato debe prepararse tres días antes de la luna nueva. Los pétalos de las rosas se deben colocar directamente bajo un orificio o claraboya, así se impregnan de la luz astral. Precede la salida de la luna nueva, diecisiete horas antes de la preparación del plato. Los langostinos de un tamaño asombroso sobrepasan los límites del desconcierto, y se deben tratar con mucho cariño y esmero, separándolos de las cáscaras, así, su relación visual, no su espacio virtual, con la mirada crea una operación alquímica. Con el cuchillo favorito de la cocina, se limpian los langostinos para liberarlos de sus impurezas, quedando vulnerables a la energía amorosa del ser que los prepara.

Hay que tener extremo cuidado con la calidad sonora del ambiente. Evitar ruidos estrepitosos y músicas que desborden los sentimientos y la soledad de los langostinos. Es por eso que se sugiere en la preparación de este plato el poema sinfónico LA MER de Claude Debussy, dirigida la obra por el Maestro Arturo Toscanini, con la Orquesta Sinfónica de la NBC, y grabada por RCA en el año de 1950, el primer día de junio, en Estudio 8-H

En una cacerola de cobre bruñido hasta el punto de que refleje la paz del oficiante, se agrega el aceite de sésamo necesario para dorar los ajos y los langostinos, en un fuego donde se mantiene la dulzura y el cambio de color de los mariscos. Una vez integrados al aceite, se agregan las hojas de menta enteras y el cilantro cortado minuciosamente.

El vino abierto un día antes, ha logrado una respiración adecuada, se va agregando con mucha parsimonia, es decir, con mucha harmonía, lo mismo que el cardamomo y las pequeñas hojas de eucalipto. Medio minuto antes de servir el plato se agregan los pétalos de las rosas.

Este plato se acompaña de arroz con chisporroteos de almendras, pinoles, nueces y un toque de cebollín crudo. Al lado yogur simple con comino, celery y rábano. El vino para tomar con este plato es el mismo utilizado en la preparación de los langostinos.

 

 

 

“UN NIÑO REGIO, HERMOSO…”     Salvador Garmendia

 Para Ramón Palomares

      No hubo fórmula alquímica que tuviera el poder de transformar todas las cosas en oro; porque no se puede vivir dos veces, y el oro ya estaba en la masa y en la desigualdad de cada cosa; era el propio dictado de la naturaleza, encerrado como el compendio de una filosofía de la existencia en las vetas y los círculos de lo perecedero. Por eso, el hombre que se lleva un trozo de madera a la boca prueba la infidelidad del metal. Aquel que duerme sobre el barro sueña con la llama dorada; y quien aspira el vaho de la piedra volcánica o inclina la frente en el azufre está tocando la mujer desnuda.

      Basta que el deseo se concrete como la mezcla en el mortero, o el capricho vuele sobre los astros estirando la chispa más delgada, para que aquel metal pesado regrese desde el fondo de millones de transmutaciones, hiera vertiginosamente a través del número infinito de las formas y de los estados de la naturaleza, para volver al fin a nuestras manos, pero siempre sin dejar de escapar: escapando; porque su verdadera persona es el vacío que deja al suprimirse; abstracto ya, trocado en desaliento.

 

CONEJA CUBIERTA DE CIRUELAS

LOS INGREDIENTES Y LA PREPARACIÓN:

Hojas frescas de Orégano y de Albahaca, 1 Coneja rica de 1 kilo 700 gramos, 250 gramos de Ciruelas Pasas, Aceite de Sésamo, Aceite de maíz, Jamón de Jabugo (170 gramos), 100 gramos de Tocino Ahumado, 2 Ajíes dulces, 2 Cebollas rojas, 1 manojo de Perejil, Tomillo, Mejorana, Albahaca, Orégano, 4 dientes de Ajos, 2 copas de Vino blanco, Papas negras, Espárragos, Mantequilla, Aceite de Oliva.

Preparar la Coneja en salsa y cubierta de ciruelas, no debe ser complicado, ni debe crearnos problemas. En este caso. De la manera más superficial. Agarre la Coneja más complicada (de un kilo y setecientos sesenta gramos). Al tenerla desnuda obsérvele su rica piel. Su piel acaramelada de ternura, de deseos de ternura, y que más si la ternura es tan tierna, qué más se puede pedir.

 

 

Siga observándole sus melancólicos ojos, sus atribuladas orejas, sus corredoras gambas. Gambas que me estás gustando. Ahora deje de mirarla. Voltéese. Mire hacia otros lugares. Si tiene balcón puede mirar el Parque del Este, si da al Ávila puede mirar los edificios que se atraviesan. Pero mire a otro lado. Léale a la Coneja un fragmento de poema de LO REAL Y LA MEMORIA de Luis García Morales:

 

Tiempo inmóvil,
imagen sin palabras,
un viento sin principio ni fin nos hala, nos expulsa;
atados a la rueda giramos y rodamos
en la ciega tenacidad de los días
un gemido sonámbulo da vueltas a la tarde
-algo que ya no existe-
llamándonos desde las ruinas.
Si Ud. tiene un poco de sangre en el corazón
explíqueme la conducta del mundo.

Le dice a la Coneja con voz suave y amorosa, si quiere ser preparada a la cacerola, al horno, o en los brazos de la brasa. La Coneja recogida en su pesadumbre, dirá con el ritmo que la caracteriza, ritmo de recurrencias. Dirá que prefiere ser cocinada en los brazos del calor. Así que acalore a la Coneja, y después al acalorarla, la acuesta sobre una tabla donde pueda reposar su cuerpo ebrio, su cuerpo arrebatado. Saca un cuchillo, un cuchillo filoso y bien afilado para que la Coneja no sienta el corte y se sienta feliz. Ya troceada la Coneja vuelve a abrazarla, la acaricia y le dice suavemente:

-Cómo quieres qué te cocine Conejita, cómo quieres qué te prepare, en salsa de tomate, en salsa de cebollas, en salsa de dátiles, de higos, de melocotones. Cómo quieres qué se cubra tú cuerpo, tu enardecido cuerpo, tu cuerpo cuerpil-

La Coneja con esa voz petrificada, con esa voz de pluma de pájaro, con el temblor de la primera noche de amor, habla en la voz del poeta García Morales:

 

Ya nada es lo que era.
Todo gira buscando su porvenir en la memoria.
La lluvia cae temblando y se la beben los girasoles,
los lirios tienden a evaporarse en el rocío,
los pájaros vuelan atados a su ceniza
y a mitad de la noche
tu cuerpo es una secreta exhalación,
colina que levantan con el pico los ruiseñores,
que lo alimenta y lo destruye.

 

Y la voz de la Coneja habla entre la seriedad y el dolor, cerrando su corazón:

-Mi cuerpo es el tráfico de los aromas, es el placer del gusto, es la añoranza de las zanahorias, la cola de la suerte. Y de toda suerte el entretenimiento y la charla de la mesa. Así que si me preparan, que lo hagan con una cálida alegría, con el vino que comprenda la suerte de mi piel. Y para que el sacrificio tenga el sentido del placer, los condimentos y las especias deben encantarme, deben perturbarme de los pies a la punta de las orejas. Y para que yo les aumente el cariño y les aumente el sentido de la pasión, les encomiendo agregar a mis exhortaciones hojas frescas de orégano y de albahaca-

No crea en los rumores. No se deje calentar la oreja. Hágase visible, y conserve del doloroso sentimiento el ánimo pleno y las ganas de preparar la Coneja, de diseminar cualquier duda de que no sea un plato delicioso.

En una cacerola de barro, prepare un lecho de aceite de sésamo mezclado con aceite de maíz, pequeños trocitos de jamón de jabugo (ciento setenta gramos) y de cien gramos de tocino ahumado, la mitad de las ciruelas pasas. Cuando estén hirvientes en el aceite le agrega los cuatro  dientes de ajos, y los trozos de la Coneja. Se le dan vueltas cuidadosamente hasta que se vean cubiertas del ocre de Siena. Aparte pique finamente los dos ajices dulces, las dos cebollas rojas y el manojo de perejil, tomillo, mejorana, albahaca y orégano y los agrega junto al resto de las ciruelas pasas y  tapa bien la cacerola hasta que el alma de la coneja se encuentre con las ciruelas y el resto de los condimentos. Cuando estén en su punto, se sirve muy caliente, se acompaña de papas negras y espárragos preparados con mantequilla y un poco de aceite de Oliva.

 

 

CORDERO PARA ENCANTARLA EN LA NOCHE

La piel de cordero debe prepararse bajo los auspicios del sol.
El cordero debe haber sido degollado en la época de la pascua, con un cuchillo nuevo, y la piel debe haber sido salada con la sal consagrada para las operaciones mágicas.

Éliphas Lévi

 

Cada movimiento es encuentro, la propia sombra. Abre las puertas del espacio de la sensibilidad. Es la pasión, sin ella no podemos comprometer la frecuencia de la vida. La pasión nos ata a una suerte de combinaciones.

Repetimos los deseos, las pesadillas, las angustias. Hay una eterna debilidad sumida a los más complejos riesgos. Al ver la luz se permanece en la oscuridad. Estamos destinados al fantasma infantil, entendiéndolo como fantasma melancólico que juega con la luz para crear desconciertos.

Y la nueva estrella del cordero, no es una mera aventura, engendra el gusto y la belleza con su sombra, con su contrario claro.

Rimbaud, sentó a la belleza en sus rodillas, la encontró amarga y la injurió. Para Juan Sánchez Peláez, es

…más alado que el monte con rocío en su talle,
más ciego que el colibrí con su candela que golpea
las baldosas.

Lo que distingue las imágenes de la candela, es el fuego, el fuego antiquísimo

LOS INGREDIENTES:

1 Pierna de Cordero, Leche, Pimienta de Jamaica, Salvia, Mejorana, Romero, 9 Papas, Cebollín, 2 copas de Vino Blanco, Soya y Licor de Canela.

LA PREPARACIÓN:

Deje la pierna toda la noche en un baño de leche. De esta manera perderá  un poco el sabor fuerte, será  más grato su gusto.

Para los simbolistas el cordero es el inocente, el puro, la mansedumbre. En las alegorías, el Cordero de Dios es la mente pura, el hombre justo, la perfección, la totalidad, así como el sacrificio. El cordero sirve para purificar las almas. El cordero en el horno sirve para alegrar y enamorar las almas.

Sáquelo del baño de leche y cautívelo con una mezcla de especias; un poco de pimienta de Jamaica, salvia, laurel, mejorana y bastante romero

Póngalo en el horno a 400 grados centígrados y después de quince minutos, sáquelo y quítele la grasa líquida. Póngalo de nuevo en los fuegos del horno por veinte minutos, a 300 grados. Retírelo y voltéelo agregándole las papas cortadas en tres pedazos cada una. Medio cúbralo con cebollín y viértale el vino encima; agregue un poco más de romero,  un cariño de soya  y al horno por treinta minutos a 300 grados. Finalmente rocíele encima un poco de licor de canela.

Es un cordero comido por los empresarios de circo y las representantes de cine. Ellos viajaban por Alemania y los países bálticos, solamente buscando esta receta; y lo más indicado es que, al preparar el cordero, invite a una dama bella, que sea realmente bella y que su corazón palpite porque Dios le esté quitando los pecados de su mirada.

 

UN ARCO DE CENIZAS  Salvador Garmendia

 

Para Enrique Hernández-D’Jesús

        Mi gato, un herético ejemplar siamés, hace otra de sus apariciones regulares en mi estudio. Es una prueba de elasticidad irreal propia de los felinos, cruza resbalando como una cinta de papel mojado por el filo del marco de la puerta.

        Lo veo avanzar sobre la alfombra con pisadas simétricas que parecen traerlo de muy lejos. Se detiene en mitad de la habitación y levanta un poco esa cabeza un tanto desmedida que le confiere la representación de una divinidad andrógina, y me enseña la pequeña boca abierta que parece transplantada de un ofidio, y los ojos inmóviles en cuyo centro se funden uno después de otro los distintos matices del odio, la comicidad, el aburrimiento, la burla.

       ¿Será posible que se ría de mí?, pienso. Puede que también llegue a odiarme; no me atrevo a pensarlo; sin embargo nunca habrá manera de averiguar una cosa u otra, pues ¿quién en este lado de las cosas podrá leer el jeroglífico del gato?.

       Yo había interrumpido mi trabajo para contemplarlo, y en ese momento se despegó del suelo y saltó en dirección a mis rodillas.

       En el transcurso de ese salto, el gato se transformó en cachorro, el cachorro en hueso, el hueso en aguilucho, el aguilucho se posó en la montaña, la montaña se convirtió en toro, el toro en jabalí, el jabalí en su propia sombra que huye, la sombra en cazador, el cazador en lobo, el lobo en el desierto helado, el desierto en el sol, el sol en el ojo del cíclope, el ojo en un sonido trepidante que tomó la forma de mi cuerpo al ser atravesado por el escalofrío, en el momento en que las cuatro zarpas del gato se posaron al fin en mis rodillas.

       El gato ha trazado un arco de ceniza entre el suelo y mis piernas.

       Al detenerse en ellas arquea su lomo y despide voltios por todos sus pelos.

LA ENSALADA DE LANGOSTA Y BACALAO DESPEJA LAS DUDAS DE LOS PASOS COMO ME ENSEÑÓ

EL POETA ENRIQUE MOLINA

Mi patria es de langostas una oceánica choza entre las
islas que no he visto nunca
…Por sus propios labios suplicantes en la viña de los pulpos
donde juegan los niños con una luz dulce y cruel
¡Oh bello hogar de perezosas hojas que abanican hasta
dejarme ciego!

     Enrique Molina

Los pasos caminan sin limitaciones. Uno da un paso y pasa a la degustación de la ensalada.

A través de la caída por unas islas que no hemos visto, la ensalada despeja las dudas de los pasos, y las hojas nos abanican hasta inventarnos otros ojos, esa mirada que sirve para seleccionar

LOS INGREDIENTES Y LA PREPARACIÓN:

Un buen trozo hervido de Langosta (300 gramos), Pimienta blanca, Albahaca, Lechuga criolla, 150 gramos de Pinolis, 100 gramos de Pasitas de Corinto sin semilla, 200 gramos de Bacalao desalado, hojas de Hierbabuena, Miel, Vinagre Balsámico.

Se corta en cuadritos el buen trozo hervido de langosta. Se sazona con un poco de pimienta blanca y de albahaca. Se extiende en una ensaladera que lleve como cama una sabana de lechuga criolla cortada finamente. Se agregan los piñones y las pasitas de Corinto sin semilla.

Se revuelve, y se agrega el bacalao desalado y curado en baño de María, cortado en triángulos. Estos compinches se mezclan con unas cuantas hojas de hierbabuena. Al final surge la miel diluida con un poco de vinagre balsámico.

Vuelva a agitar.
Una ensalada y un destino.
Se puede comer.

 

ME QUEDO ESTA NOCHE AQUÍ CON LAS Alcachofas

RELLENAS PARA RESPONDER LA LLAMADA DEL SUEÑO

La noche se concierta en el mundo Cielo de la noche para el cielo despejado
Para el cielo nublado Para el cielo enamorado Jacques Cazotte escribió sobre El Diablo Enamorado Y la noche enamorada Y el anochecer Y el crepúsculo
Vigilia y Sombra como lo es para Vicente Gerbasi:

Las aves no vuelan en el cielo vuelan en el aire
La noche es el animal de costumbre, símbolo de las aguas
En la creencia de los Dragones un collar de Afganistán
joya superior
geometría de la oscuridad
Desde esa estancia, sumergida en
la noche más profunda, lo conocía ya todo, la había
penetrado, la llevaba en mí, la hacía vivir, con una
vida que no es la vida, pero que es más fuerte que
ella y que ninguna fuerza en el mundo podría
vencer.

 

                          Maurice Blanchot

El camino hacia la noche por la escalera de caracol se aclara

La región alberga el sendero y lo humano

El poeta toma de las altas horas la arqueología de la lámpara El invierno La morada La lluvia Estaciona la estancia de la palabra Los búhos Los pescados voladores Se enciende el candelabro Se acecha el resplandor La estrella de la intimidad El sonido de la noche Y el tic tac del reloj

 

Alcachofas rellenas para responder la llamada del sueño

 

LOS INGREDIENTES y PREPARACIÓN:

 

4 Alcachofas, Jugo de Limón, Granos de Sal marina, 200 gramos de Hongos, 2 Zanahorias medianas en cuadritos, 1 Ajoporro, Perejil picado y Hierbabuena, pedacitos de Mero ahumado, Pimienta blanca, Vino blanco.

 Corte las cuatro alcachofas por sus bases
al final de las últimas hojas
Sáqueles sutilmente del corazón la pelusilla
Rocíe con un pincel jugo de limón sobre las alcachofas
Las deja reposar por un rato
Se ponen a cocinar con agua y algunos granos de sal marina
Al entrar en el cuerpo de lo cocido
esta flor se saca del agua
Aparte se cortan los doscientos gramos de hongos
las zanahorias medianas en cuadritos
el ajoporro
el perejil picado y la hierbabuena
Se cocinan por diez minutos Se pasan por un colador
En un recipiente que pueda ir al horno
se extienden las alcachofas
y se rellenan con estos ingredientes
Encima de ellas se ponen pedacitos de mero ahumado
Una intención de pimienta blanca
y se bañan las cuatro alcachofas con vino blanco
(dos copas)

Se mete al horno a 300 grados centígrados por veinte minutos

 

 

CREPES DE FRESAS CON CUAJADA EN EL CUARTO ALQUIMICO

En una de las paredes del cuarto un letrero dice: Mientras ella reía, me di cuenta de que me iba enredando en su risa y haciéndome parte de ella… de T. S. Eliot.. También los dibujos de las hermosas mujeres de Rodin, resistidos en el aire a una extraña que sólo juega al escondite. La fotografía de la muñeca destruida al lado de un frasco vacío. Un retrato de Nietzsche, el más adúltero de los ángeles. Altares de libros y vírgenes, san Benito, santo negro que baila en las costas más allá del bien y del mal; la virgen del Carmen apareciéndose desnuda en los ríos; el trompetista bajo los pecados de su juventud, toca para crear estas brujerías de amor; el Corazón D’Jesús, se distingue (en) de los espíritus malignos, de las invocaciones nocturnas, de los masajes eróticos, del retorno eterno. Santa Lucia, lleva en sus manos el plato con los ojos abundantes de fuego y de incienso. Mágico acto, religioso acto, mágico-religioso. Por la ventana entra. el sol, y como dijo John Donne, en su libro de POESIA EROTICA, en el poema EL SOL NACIENTE:

Entrometido viejo loco, descomedido sol,


¿por qué así,
a través de ventanas y a través de cortinas nos visitas?
¿Deben según tus movimientos discurrir las estaciones
de los amantes?…

 

Y aparecen otros ingredientes y otros elementos alquímicos:

una bruja con su escoba temerosa a las serpientes

un espejo dispuesto a la desesperación con mariposas

y un metro de costurera

el busto de María Lionza coronado de esmeraldas y rubíes, y en su pecho una rosa roja en forma de corazón.

Rainer María Rilke, en una versión de Luis Alberto Crespo en el poema LAS ROSAS lo dice:

1

         Si, a veces, tu frescura tanto nos asombra,
alegre rosa,
 es porque en ti misma, por dentro,
 pétalo contra pétalo, descansas.
Totalidad enteramente despierta, cuyo centro
duerme, mientras múltiples se tocan,
en ese corazón callado, las ternuras
que terminan en la extrema boca…

        24

 

Rosa, ¿habría sido mejor dejarte afuera,
amada exquisita?
¿Qué hace una rosa allí donde la muerte
en nosotros se extingue?

 

Ningún retorno. Estás aquí
compartiendo
con nosotros, perdida, esta vida, esta vida
que no es la de tu edad.

En el fondo de las aguas y de los pensamientos, preñada en el espacio y la belleza, en las tonalidades de los dioses, clareada, reconocida, lugar reconocido. Como maravilla eterna. Existencia y milagro. En el poema ANAGRAMA John Donne lo trata:

 

El amor construido sobre la belleza pronto, como la


belleza, muere.
Escoge pues este rostro, no alterado por deformidades.
Las mujeres son todas como los Angeles; las bellas son
como aquellos que cayeron para peor; pero a las que


son como ella,
iguales a los buenos ángeles, nada puede perjudicar.

 

La alfombra persa, los encajes de hilos de oro, el oro sonrojado: buena parte de este oro ha sido transformado para que nos siga embriagando el alma de los alquimistas. Impúdico comienzo del fin de la belleza. Y los árboles siguen correteando alrededor de la angustia, del desorden, retorno en sí mismo a una aspiración de la propia desnudez. Rodeado de esta ebriedad, de esta seducción, como corresponde a un mago verdadero, cercioro los espacios, y comienzo a preparar las creppes.

 

LOS INGREDIENTES y PREPARACIÓN:

½  kilo de Fresas de Bailadores, Mantequilla, Azúcar, Harina, 3 Huevos, Polvo para Hornear, Leche, 400 gramos de Cuajada Andina.

A fuego lento deje derretir una cucharada grande de mantequilla. Mientras coloca en la licuadora una taza pequeña de leche, los tres huevos, dos cucharadas grandes de azúcar, y cuatro cucharadas rasas de harina. Agregue una cucharadita de polvo de hornear y la mantequilla derretida. Licúe por dos minutos. Unte la sartén con mantequilla a fuego discreto. Vierta despacio un poco de la mezcla hasta cubrir la superficie. Cuando esté granulada volteé las crepés y después colóquelas sobre un plato. Póngales la cuajada y las  fresas. Enrolle las crepés y viértales un poco de salsa de fresas.

Y hummm!.

 

 

CAMINANDO HACIA ATRÁS    Salvador Garmendia

 

Para la Negra Garmendia,

Y para Mary Ferrero, Nancy Rodríguez, Leonor Pulgar, Marina Barreto, Malila Estaba, la Flaca Cecilia.

La fiesta que pondríamos, amigos, si todo hubiese sido una broma y ahora principiaran a salir por las puertas aquellos de nosotros que nada más habían ido a la esquina un momento o estaban en el bar de enfrente, o pasaron un año en París o únicamente llegaban un poquito tarde, únicamente un poquito más tarde a la fiesta que estaba convocada hace tiempo. Gonzalo, Efraín, Rómulo, Baica, el Chino, todos un poco más ligeros ahora, libres del peso de los días corrientes; ligeros pero con lo mejor que tienen, con la camisa más bonita; y esa noche no nos cansamos de mirarlos paseándose por entre los sillones como grandes juguetes que brillan y andan sin sentir cansancio; y nosotros no paramos de hablar en toda esa noche, hasta que el amanecer nos sorprende y vemos que ninguno de nosotros ha envejecido; pero ellos ya tienen que irse, claro, porque la hora del regreso está pasando, y todos salimos a despedirlos a la puerta; adiós, chicos, adiós; y ellos comienzan a alejarse pero no lo hacen en fila ni formando grupos, sino regados en todo lo ancho del camino por todo lo díscolos que fueron y siempre caminando hacia atrás y saludando con el brazo: adiós, adiós, pues; después nos vemos; y se alejan, pero tampoco demasiado ni tampoco van perdiendo tamaño; solamente se van otra vez, satisfechos, por un camino que tiene de todo como en los cuentos y no termina nunca.

 

 

 

CHAMPAGNE AL DÍA SIGUIENTE PARA PASAR EL RATÓN

 

En el ratón se debe tener tiempo suficiente para pensarlo, arrebatarlo. Un ratón que no se trata bien, no le perdona el ratón. Es la verdadera pasión. Sobretodo ahora, que es muy fácil clonar un ratón. En los experimentos realizados en la Universidad de Hawai, por los científicos Ryuzo Yanagimachi y Teruhiko Wakayama, han demostrado que es posible la reproducción de mamíferos adultos, a partir de células tomadas de cualquier parte del cuerpo, lo que significa que se debe respetar, aún más, el ratón. Convendría una Champagne plena, en su estado natural, con su papel burbujeante. Airear por mucho tiempo la actuación de la botella, crearle la distancia. Conquistar una copa es un sueño. Es ella quien lo conquista a uno. Lo importante es el placer, el engaño, el desengaño, la nostalgia. En un ratón la mente incita al yo, así como Shelley le decía a su amada: ¡Amada, tú eres mi mejor yo! En esta suerte de resucitado se debe elegir lo amado. Así que lo mejor es llamar por teléfono a su amor. La invita para un almuerzo de pavita rellena de higos y dátiles. Y la engaña. Y le prepara Champagne. Desnuda a su amor. Y le dice que está muy bella.

Y tú te desnudas para preparar la Champagne. Ella pregunta
-Tú me estás desnudando para preparar la receta
Usted le dice que sí
Entonces ella dice
-Lo mismo le dirás a todas-
-Okey, lo mismo le diré a todas-
-¡Bella, bellísima!
-¿Y la comida?
-No me hagas preguntas, no quiero mentir
-¿Y la Champagne?
Se sirve la Champagne.

LOS INGREDIENTES y PREPARACIÓN:

2 botellas bien frías de Comtes de Champagne Taittinger, Blanc de Blancs Brut. Año 1973, 6 Naranjas muy jugosas, 3 Zanahorias, 3 Manzanas, Yerbabuena con Hojas frescas. Se exprimen las naranjas. El jugo se mete en una licuadora junto con las zanahorias. Este jugo no se debe colar. Se sirve en unas grandes copas con hielo, y luego se le agrega Champagne y trozos alargados de manzana. Se debe tener un entusiasmo en el momento de beber el trago, matizando la atmósfera y comer unas hojitas de yerbabuena, en torno a lo necesario del amor-pasión como en Estudios sobre el amor de José Ortega y Gasset:  AMOR EN STENDHAL

 

…a la postre, se reconoce que el hombre sólo ama lo amado, lo digno de ser amado. Mas no habiéndolo -a lo que parece- en la realidad, tiene que imaginarlo. Esas perfecciones fantaseadas son las que suscitan el amor. Es muy fácil calificar de ilusorias las cosas excelentes. Pero quien lo hace olvida plantearse el problema que entonces resulta. Si esas cosas excelentes no existen, ¿cómo venimos a noticias de ellas? Si no hay en la mujer real motivos suficientes para provocar la exaltación amorosa, ¿en qué inexistente Ville d’eaux hemos conocido a la mujer imaginaria capaz de enardecernos?…

 

 

 

DOS COPAS CON CHAMPAÑA

 Por la ventana sale el deseo, hacia la montaña

Se encuentra frente a lo abúlico

La sombra esconde los precipicios

Los árboles corren con la mirada

El viento El viento es el tiempo

La montaña extiende su cabellera

Por la rendija de la montaña veo la montaña

Veo como se tensa el arco Se escucha el sonido de las aves

Las aves del paraíso recorren las apetecibles fresas de su gusto

Abro una botella de Champagna

la sirvo en dos copas con jugo de naranja

Es el desayuno

Se le agregan dos uvas negras sin semillas

un durazno cortado en siete pedazos

Diluyo el sonatín

Despierto después de mil años

arriesgo el conocimiento del alma

Comments are closed.