EL CABALLO POETA ÁRBOL [77]

EL CABALLO POETA ÁRBOL

Enrique Hernández-D’Jesús

A Sonia Betancort, amante del caballo eterno

1

El amor va

con la crueldad del otro

ejercida

sobre el otro

La soberbia me escoge

se desvanece

trenzándose en el sol

guarda silencio

En el cielo el caballo

el pez

dan vueltas

Cuando no beso

me convierto en un tronco

 

2

Sobre las tumbas

monto mi caballo rojo

y salgo a correr en el

cementerio

grito y ando más loco

que el diablo

solitario de los diablos

Mi caballo se confunde

con el viento disparatado

y por la ventana lo veo en el

prado correr y no ha muerto

Por qué gotea sangre mi espada

 

 

3

No hay caballos

no existe la trenza

guarecida en el viento

Tengo

un rastro de la muerte

He pecado en el olvido

he dejado de exaltar

al agua atolondrada

de la tierra en polvo

 

 

4

lleno de lluvias

y excelentes juguetes

los árboles con pie de tempestad

y la mirada

dan vueltas en las ramas

sobre la oreja del caballo

 

 

 

5

Danzo el exorcismo

Se dibuja en el espacio

Dibujo en el caballo

el ámbito del camino

De la rama cae

la rígida sombra

con sus músculos

monto la dirección

imaginada de sus rasgos

y en cualquier dirección

surco la vista

 

6

Un poeta en la calle

la venganza

 

Y en la fuerza del gallo

la lejanía del caballo

interviene la fuerza del gallo

 

 

 

7

eras tú

quien por el camino a la salida

de las campanas

te cubrías de paseos

levantando ríos después del agua

y humos de caballos

eras tú durante mucho tiempo

entre las hojas

 

 

8

había comenzado a deslizarse muy en serio

sin apariencias de tomar el sol

en el alba comenzaba vociferando

inventando de una manera aterradora

caballos inimaginables

negros caballos

y a esto no le dio importancia para saber

que rehusaba silbar

y que ningún soñador

le podía estripar las orejas

y menos de noche

y esto podía ser una fabulosa encomienda

 

 

9

Mi abuela viajó con el cojo

viajó a pie y a caballo

de solar en solar

a veces perseguían mariposas

o sapos negros

dormían en los árboles

jugaban al escondite

se amaban

y vivían muy felices

 

 

10

más bien con mucha precisión

a sus máscaras y destornillándose

alumbró con caballos que corrían

una noche en sus bombillas otras

en las lámparas de gasolina

con ollas potentes

fuertes

arrinconó sus manos

y pintó todas las flores

 

 

11

Bien bueno

que haya sido así

el día que comenzó a nacer

quebró una botella de vino

en la puerta del hotel

después viajó

atravesó el océano

y la vuelta de la esquina

ahora tiene un caballo

bien bueno que sea así

 

 

 

12

amarra su caballo con cuerdas de colores

lo desamarra

y su caballo sale a pasear con su caballa

ella es flaca y fantasía

dulce y ensalada

pava y papagayo

ella la caballa va a tomar agua en el riachuelo

pero ella no se apresura a tomar jugo de limón

 

13

Mi tío ama la caballa

le regala rosas

la deja salir los domingos con su caballo

 

 

 

14

La indumentaria

se escapa en las aguas

en el camino

en el desierto

el pez y el tren no tienen destino

No hay caballos marinos

no existe la trenza

del viento

 

 

17

Un poeta en la calle la venganza

Y en la fuerza de la Tortuga

la lejanía del caballo

interviene el viento

 

 

 

 

 

 

16

La órbita lunar crece en

la piel del Tigre a caballo

sobre el ala

caída de la paraulata

 

 

Comments are closed.