[66] Basilia PAPASTAMATIU

 Basilia PAPASTAMATIU

Poemas

 

           Poeta Griega, argentina, cubana, participante en el Festival Mundial de Poesía de Venezuela

Del 17 al 23 de junio del 2012

 

POEMAS

¿Es así como van a morir

con una culpa tan irresistible?

¿Y es aquí donde vamos a morir

devorados por el dolor

apagándonos como efímeras llamas y derramando

¿y comenzarán aquí nuestros lamentos

¿con la mísera gloria de un vulnerado corazón

y haciendo que la tierra se estremezca

por el galope de nuestra incesante huida

 

 

 

Que nuestra derrota

 

no alimente nuevos apetitos

No enterremos todavía

nuestros pensamientos

Que nuestro desconsuelo

no nos obligue a mentir

 

(Pero si no mentimos podrían acaso creernos?

 

 

 

Pasaban de largo

 

paseando su inhumana imagen de enemigos soberbios

(dónde estábamos entonces?)

y por la embriaguez de sus mentes

¿pretenden acaso ahora

vivir libres de nuestro juicio

¿querrán ser tan bárbaros

¿tal destino ambicionaban

¿quién mitiga y qué protege

¿habrá razones para llorar

 

estos son los hierros de sus bocas

y estos sus despojos

(que no nos sean adversos     )

 

De Dónde estábamos entonces, 1998

 

 

JARDÍN DEL DIABLO

 

Como a los cristales rotos de su orfandad

se aferran a la visión de su gentil cuerpo exhausto

con el reflejo pudoroso del vértigo

 

Ilusión del éxtasis que borra las fronteras del tiempo

 

Y la hipócrita adoración de su amor entrenado morderá su alma

su sangre hirviente (fuente inacabable)

—esa grosera mascarada—

del soplo destructor

 

 

el fuego de la existencia que

por un instante

no le hará falta al mundo

 

 

 

CIUDAD EN CENIZAS

Palabras que la pura razón ha construido

en su extremado celo

palabras que saltan en pedazos

y se extinguen

en el lugar del duelo

 

y que pronto olvidará la memoria

como hace con nuestros muertos

 

ELEMENTOS

 

Para que esta confesión tenga un sentido

el sentido real de mis palabras en su vaivén

en busca del sentido de toda obra humana

 

la armonía construida en la paz de mi mente en el orden de la memoria

 

las cosas que aún valen arrojadas a la luz del saber

a la sucia verdad que nos entregan

a la ruinosa vida

 

hay razones para esperar?

de qué materia estamos hechos? somos los hijos de la materia

podemos acaso esperar?

 

no habrá recuerdos al final

no habrá más que una guerra

no habrá más que un pánico

 

la existencia o la trascendencia? ajenas quizás para siempre

 

en el ancho mundo no se ven ni se oyen

(ni pasión ni fe)

en su definitivo desplazamiento

 

los estruendos del final

 

otro paisaje que agoniza

 

De  Espectáculo privado, 2003

 

YO EN LA HENDIDURA                                         

1

esta es la dolorosa historia de un soñador

no grabada sobre perdurables piedras para la inmortalidad

sino efímera como una gota de agua en el desierto

es la  historia de quien

confinado en jaula dorada

al no cumplir su destino de héroe y no  haber sabido entonar el

       /himno triunfal de la patria

                            como frágil e inerme ave

                                                             se desplomó

 

 

2

Es una historia popular como ninguna

   (cuando la memoria se vuelve la encarnación del saber

    y los sueños del  desterrado son tan inocuos en tierra ajena)

la historia de quien 

desde su ruinoso confín

entregado al placentero vicio de la palabra

                                                            espera finalmente

deseoso

despojado

deshecho

y con tantas cosas por decir 

 

 

 

 

 

3

los eternos sedientos

que han perdido el color y la necesaria compostura

se mantienen  trabajosamente de pie

no estando donde deberían  (donde deberían?)

los sin razón los sin sentido

restos de una conciencia dormida –el instinto y la emoción

         /también dormidos

 

–apenas la silueta de un cuerpo en reposo

bajo la tenue luz, tras los opacos cristales

lejos ya

a salvo de los devastadores vientos

y mecido  ahora por transparentes y serenas aguas–

 

4

Yo en tierra extraña

y mi vida una broma siniestra

no aguardado no velado

en el secreto fondo

protegido apenas  por la soledad

yo el desterrado

 

una oración en el crepúsculo

pasión reclamada

corazón sangrante, ardiente

la imagen fingida del héroe

 

(sólo una  oscura humareda que emerge tenazmente

de la  profunda hendidura)

 

De Cuando ya el paisaje es otro, 2008

 

 

 

 

Comments are closed.