[64] Joumana HADDAD

Joumana HADDAD
GEOLOGÍA DEL YO

Poeta Libanesa, invitada al 9no. Festival Mundial de Poesía de Venezuela – 17 al 23 de Junio 2013

GEOLOGÍA DEL YO

Soy el 6 de diciembre de mil novecientos setenta;
soy la hora justo después del mediodía.
los gritos de mi madre alumbrándome
y sus gritos alumbrándola.
Su útero soltándome para emerger por mí misma,
su sudor alcanzando mi potencialidad.

Soy los ojos de mi familia sobre mí,
las miradas del padre, del abuelo, de las tías.
Soy todas sus perspectivas posibles;
las cortinas corridas, y las paredes detrás de esas,
y soy la que no tiene nombre, ni mano, por lo que viene detrás.
Soy las expectativas sobre mí, los sueños malogrados,
los vacíos suspendidos como amuletos en torno a mi cuello.

 

Soy el abrigo rojo ceñido, que lloraba al llevarlo,
y todas las constricciones que aún me hacen llorar.
Soy las tablas de multiplicar que aún ahora no domino.
el dos que suma uno, siempre uno.

Soy mi fe, de niña, en que la Tierra giraba en torno a mi corazón
y mi corazón, en torno a la Luna.

Soy la mentira de Papá Noel,
que aún hoy creo.
Soy la mentira de Dios,
que no creo más.

Soy la astronauta que soñaba ser algún día.
las arrugas de mi abuela que se suicidó;
mi frente apoyada en su regazo ausente.
Soy chantaje, mi vicio inaugural.

Soy guerra
y el cadáver del hombre que los combatientes arrastraron ante mí,
y su pierna intentando seguirlo.

Soy la adolescencia de mi pecho derecho,
la sabiduría del izquierdo.
el poder de ambos bajo una camiseta ajustada
y luego mi conciencia de su poder: el inicio de la caída.

Soy mi aburrimiento rápido, mi primer cigarrillo, mi atrasada obstinación,
las estaciones pasadas.
Y soy la nieta de la niña que fui;
su falta de mi rabia,
mis decepciones, mis triunfos,
mis laberintos, mis mentiras,
mis cicatrices y mis virajes erróneos.

 

 

Soy la ternura que abrigo pese a mí misma,
mi resentimiento, mi epidemia, mi peligro,
mi fuga de la cobardía hacia algo peor.
Soy el silencio que he aprendido
el silencio que aún no,
Y la soledad que me recorre el alma como un insecto.

Soy el desastre del amor
y ocurro.
soy aquella que va en busca de su cazador
sin encontrar su cazador.
Y soy también mis uñas: lo que tienen debajo y lo en que se hunden.
el recuerdo de sus heridas,
el recuerdo de su furia,
el recuerdo de su fragilidad,
y soy los pedacitos de carne
arrancados de las espaldas de los hombres
en cada momento de éxtasis.

Soy
mis dientes
mis muslos delicados
mis deseos obscenos.
Y soy mis pecados – y ¡oh, cuánto me gustan!;
Soy mi dolor,
sí, mi dolor.
y mi grito en medio de la noche
reprimido en el momento adecuado.

Soy lo que me dicen que no diga
ni sueñe
ni piense
ni ose
ni tome.
Soy lo que me dicen que no sea.

Soy lo que oculto,
lo que no quiero ocultar pero oculto
y lo que quiero ocultar y no.
Soy el híbrido de los hombres que me amaron y que yo no amé.
Soy el híbrido del único hombre que amo.

Soy los siete días y los siglos que necesitaron para crearme
y el segundo que me llevó destruirme a mí misma.

Soy las miradas que no me permití, las palabras que no dije, los labios que no besé
y los caminos que no dejaré a mis espaldas:
todas las grandes cosas que no hice
todas las cosas estúpidas que no he hecho
todavía.

 


Soy
mi hija a la que no tuve
y que tal vez tenga
y
soy la mujer que seré.
Soy casi esa mujer
y soy casi el hombre
que no llegué a ser por completo
que no quiero llegar a ser
y que me salva de mí misma cada día.
Soy aquella que no soy ahora mismo,
todas las cosas y la gente que fui ayer,
que seré mañana,
y que hacen
deshacen
rehacen
la que soy.

Comments are closed.